29 mar. 2008

La batalla de Pilckem ridge, 31 julio - 2 agosto 1917 (I)


La batalla de Pilckem ridge o cresta de Pilckem es la primera de las operaciones bélicas que componen la llamada 3a batalla de Ypres o batalla de Passchendaele. El comandante en jefe de las Fuerzas Expedicionarias Británicas (BEF) Sir Douglas Haig escogió al general Gough, al mando del Vº ejército, para planificar y llevar a cabo la captura de las posiciones alemanas situadas en las tierras elevadas al nordeste y este del Saliente de Ypres.
Para la fase de planificación, el general Gough trasladó el 1 de junio su estado mayor a La Lovie Chateau, cerca de Poperinge. Los preparativos previos a la batalla fueron minuciosos y detallados. La ofensiva que se preparaba en el sector de Ypres tenía como objetivo primordial romper el cerco defensivo alemán que rodeaba el Saliente de Ypres, y que tenía una profundidad de unos dieciséis kilómetros. La inteligencia británica informó al estado mayor que las fortificaciones de hormigón y los espesos cinturones de alambre de espino a los que la BEF tendría que hacer frente se habían instalado en el intervalo entre la batalla de Messines y el inicio planeado de la batalla. Los servicios de inteligencia también informaron, correctamente, de que el ejército alemán disponía de cinco divisiones en la línea de frente, más 4 divisiones más en reserva, más 4 divisiones un poco más alejadas pero prestas para un posible contraataque. El general Gough iba a disponer para el ataque de 9 divisiones. La preparación y entreno de las tropas británicas se llevó a cabo en los campos de entrenamiento que se habilitaron en las áreas alrededor de Poperinge durante junio y julio. Los preparativos para el ataque anfibio que iba a llevarse a cabo bajo el mando Rawlinson en el sector de Nieuport fou interrumpido el 10 de julio de 1917 por un exitoso ataque alemán contra las fuerzas británicas destinadas en la zona. Los alemanes la bautizaron como Operation Strandfest.

El sistema fortificado alemán se basaba en una serie de arcos semiconcéntricos alrededor de Ypres. Este estaba compuestos por las siguientes líneas:
a)la línea de frente;
b)una segunda línea que iba desde Bixschoote, recorría la falda posterior de la cresta de Pilckem (Pilckem ridge) y que bajaba a la carretera de Menin (Menin road);
c)la tercera línea, unos 1.800 metros más atrás, de Langemarck a s'Graventafel y llegaba al bosque de Glencorse (Glencorse wood);
d)el Steenbeck, el mayor de los ríos o riachuelos que recorrían el frente de Flandes;
e)la llamada Iª línea de Flandes, que corría por delante de Passchendaele e iba por detrás de Polygon wood, a unos 5 kilómetros de la línea de frente británica. En esta línea permanecían refugiadas las divisiones Eingriff preparadas para los contraataques que debían llevarse a cabo en primera línea;
f)la IIª línea de Flandes, de Passchendaele a Menin, estaba en construcción;
g)la IIIª línea de Flandes, también en construcción, al este de Passchendaele;

Los límites que estableció Gough fueron por el flanco norte -ala izquierda- el bosque de Houthulst (Houthulst forest) y por el flanco sur -ala derecha- el punto más alejado del cual sería Klein Zillebeke. En el extremo norte del flanco izquierdo participaban dos divisiones francesas, en apoyo de la BEF. El IIº ejército de Gough a la derecha no participaría al inicio de la ofensiva.
La longitud total del ataque fue de unos doce kilómetros. Plumer y Rawlinson le sugirieron limitar la longitud del avance a un kilómetro y medio, para que la artillería pudiese ser traslada para el siguiente avance. La propuesta de ambos se realizó incluso antes de que el ejército alemán se fortificase fuertemente en sus posiciones. No obstante, el optimista Gough planeó un avance de casi cinco kilómetros de profundidad, en cuatro fases, sólo para el primer día de ataque !!! El objetivo sería Langemarck - Polygon Wood - Broodseinde. Gough tenía en su poder detallados informes de la inteligencia militar que describían las defensas enemigas de forma absolutamente minuciosa.
El jefe de operaciones del Cuartel general de Haig, John "Tavish" Davidson era escéptico con el planificación y la estrategia. Apuntó que la situación alejada de los objetivos restaría efectividad a la artillería y recomendaba, como Plumer, unas previsiones más reducidas en el avance, un poco más de 1.600 metros. Haig, haciendo gala de su tozudez, hizo caso omiso y encontró en el plan de Gough el único capaz de romper las líneas enemigas. No obstante, Haig estaba preocupado por la actitud de Gough al menospreciar el esfuerzo que sería necesario para capturar el flanco sur del ataque, pero a pesar de sus inquietudes no interfirió en los planes de Gough.
Fijados los límites de la ofensiva y las unidades que tomarían parte, faltaba decidir el alcance y la potencia de la preparación artillera. Gough decidió que el ataque iría precedido de un impresionante y potente bombardeo preliminar que comenzaría el 16 y acabaría el 25 de julio (fecha prevista para el ataque). El número de piezas de artillería que se mobilizaron con todo sigilo al frente de Ypres fue de unas 2.300 (750 de artillería pesada y 1430 de campo). A pesar del gran número de piezas, éste estaba lejos de la cantidad requerida según los cálculos previos sobre la potencia de fuego necesaria. Igualmente, el bombardeo previo no hacía tanto hincapié en la destrucción de las defensas de alambre de espino como en Messines, y este aspecto provocó que en algunos puntos de la zona sur del ataque las defensas alemanas quedasen prácticamente intactas. El bombardeo previo al ataque comenzó el 16 de julio -según lo planeado-, pero algunas piezas de artillería pesada británicas se retrasaron y el mal tiempo dificultó el calendario. Estos imprevistos provocaron que la fecha de inicio del ataque se trasladase al día 31 de julio. Hasta ese día, la artillería británico lanzó sobre las defensas alemanes más de 4.300.000 proyectiles. A pesar de las escalofríantes cifras, los daños fueron insuficientes –sobretodo en la zona sur del ataque (Gheluvelt plateau)- ya que unas 64 fortificaciones de hormigón armado con sus respectivas unidades de ametralladoras quedaron intactas para el momento del avance de la infantería. Los efectos de la artillería fueron más determinantes en el eje y flanco izquierdo del ataque. Los responsables del avance británico enfrente de Gheluvelt plateau mostraron su inquietud ante los insuficientes daños y desperfectos de las defensas alemanas. Desgraciadamente sus temores se harían realidad y la resistencia alemana en el flanco sur del ataque sería crucial para el desenlace final del mismo.
El bombardeo culminó con un increible crescendo en el momento de saltar la trinchera a las 3.50 de la madrugada del 31 de julio de 1917. La decisión de un bombardeo previo de este tipo se debió al impresionante cordón defensivo alemán. Los mandos británicos defendieron este sistema –utilizado con anterioridad- con el pretexto de destruir totalmente las defensas enemigas; pero como en el Somme, pecaron de optimismo, sacrificando el elemento sorpresa.
Cuatro días antes del inicio del ataque, una patrulla de la Guards division en la orilla oeste del canal de Ypres, al norte de la ciudad, descubrió que el enemigo había evacuado sus posiciones debido, seguramente, al bombardeo británico, y ante el descubrimiento, la Guards division se apresuró a cruzar el canal y ocupar las trincheras enemigas.

Continua en: La batalla de Pilckem ridge, 31 julio - 2 agosto 1917 (II)

Archivo del blog