27 oct. 2007

Fort Douaumont, 1916

Fort Douaumont en 1916



26 oct. 2007

Passchendaele (2)

Tropas australianas al amanecer. Passchendaele, 1917



Fotografía: Frank Hurley, 1917. NLA Col.

Frank Hurley (1885-1962): el fotógrafo de Passchendaele

Frank Hurley (1885-1962): el fotógrafo de Passchendaele

James Francis Hurley, conocido como Frank Hurley (1885-1962), fue un fotógrafo y realizador cinematográfico australiano. De carácter aventurero, participó en las numerosas expediciones que se dirigieron hacia la Antártida durante el período 1911-1914 y que comandaba el explorador y geólogo australiano Douglas Mawson.
Fue también miembro de la expedición de Ernest Shackleton, la accidentada Imperial Trans-Antarctic, que se inició el 1914 y que no volvió hasta el 1916. De esta expedición surgió el 1919 el documental South.
En 1917 se unió a las fuerzas expedicionarias australiano-neozelandesas (ANZAC) con el grado de capitán, pero a título honorífico. Durante los dos últimos años del conflicto logró captar algunas de las fotografías más representativas del conflicto, especialmente de las batallas de Passchendaele en 1917.
Su carácter intrépido y aventurero lo llevó, al igual que el historiador oficial C.E.W. Bean, a arriesgar muchas veces su vida para tomar instantáneas que luego han dado la vuelta al mundo y que forman parte del patrimonio visual de la historia, como por ejemplo los artilleros australianos caminando por las pasarelas que cruzan el paisaje lunar y desforestado en que se convirtió el llamado Château wood, véase Australian gunners at Château Wood, 1917.
O la famosa fila de soldados australianos que caminan por encima de una cresta y cuya sombra se refleja en el agua acumulada de uno de los millones de cráteres en que se convirtió el paisaje de Flandes durante 1917, véase Australian troops at dawn, 1917.
Los ejemplos són numerosos y sus fotografías un testimonio para la posteridad.
Hurley, cansado de la burocracia y la censura, fue enviado con resignación al escenario del Próximo Oriente. No obstante, aprovechó la coyuntura para sacar a la luz, de forma furtiva,algunas de sus fotografías en color realizadas mediante la técnica Aerochrome. En Palestina, durante la batalla de Jericó tomó fotografías aéreas durante sus vuelos de observación. En uno de sus viajes por Egipto conoció a la que poco después sería su mujer, Antoinette Rosalind Leighton. A finales de 1918, expuso su trabajo fotográfico, del cual obtuvo una reconocida fama y un no efímero éxito económico.
La cruz en el trabajo de Hurley está marcada por el hecho de que algunos de sus trabajos contienen una preparación o montaje del escenario a priori, o están ligeramente manipulados.
El propio C.E.W. Bean comentó en algún momento que algunas composiciones o montajes eran "un poco falsos". No obstante, la mayoría de sus fotografías contienen ese elemento de espontaneidad y crudeza que los elevan a categoría de obra de arte.
También sirvió como fotográfo en la Segunda Guerra Mundial.
Su obra fotográfica se encuentra depositada en la National Library of Australia.
El fondo Hurley: http://nla.gov.au/nla.pic-an11546686

Henri Philippe Benoni Omer Joseph Pétain (1856-1951) (3)

Henri Philippe Benoni Omer Joseph Pétain (1856-1951)

La sangría de Verdún continua.
Los nombres y las posiciones se pierden, se ganan, se reiteran en los comunicados oficiales. Côte 304, Mort-Homme, Douaumont, ...
Ese día el 9 de abril, en uno de sus discursos más recordados, Pétain proclama:
La moral de las tropas y su estado anímico será una de las mayores preocupaciones del general. Las pérdidas son escalofriantes, desgraciadamente algunos batallones com el 6º de 334 RI desaparecen por completo en una sola jornada.
Verdún es una carniceria, una trituradora de tropas y armamento. Un torbellino de fuego que lo engulle todo.
Las relaciones entre Pétain y Joffre se deterioran. Pétain focaliza la guerra en Verdún, Joffre vé como las tropas no se reintegran en otros frentes. La ofensiva planeada para verano con los ingleses no podrá contar con tropas francesas, y los primeros deberán atacar antes de lo previsto para aliviar la presión sobre Verdún. Esta visión y el carácter obstinado de Pétain llevan a "papá" Joffre a pensar en sustituirlo. Nivelle será el escogido.
Tampoco ayudan los desplantes de Pétain a los políticos, a los que desprecia por su oportunismo e hipocresía.
Quizás no es el adalid del atacante que querría Joffre, pero éste lo envió para mantener y asegurar una plaza vital, y éste es lo que hizo. Pétain, el prudente, ese militar con un alto sentido del deber con sus soldados a los que no quiere sacrificar en vano, ese oficial con sentido común, poco común valga la redundancia entre la alta oficialidad francesa ha progresado lentamente y recuperado el frente de febrero de 1916.
En mayo de 1916, Pétain es ascendido a jefe del Grupo de ejércitos del Centro y Nivelle ocupará su anterior puesto con la misión de conquistar Douaumont. Pétain ha sido apartado.
Los ataques y las victorias alemanas en Mort-Homme y Cumières, el 19 y 24 de mayo, obligan Joffre a reconsiderar su decisión sobre Pétain, ya que Nivelle y Mangin han llevado a cabo una operación desastrosa, con la pérdida de más de 5.000 soldados de la 5ª División de infantería de Mangin. Joffre dará plenos poderes a Pétain para reconducir la situación.
La fogosidad y impetuosidad de Nivelle chocan con la prudencia de Pétain. Triunfa el sentido común y la templanza.
Los alemanes reanudan sus ataques en junio con virulencia y usando los gases venenosos. Otra vez, la Côte 304 y Mort-Homme caen y con ellos la segunda línea defensiva francesa.
La fortuna ahora está con Pétain, el 1 de julio comienza la Batalla del Somme.
Como último cartucho, el 11 de julio hay un intento alemán de apoderarse de Fleury y Souville. Las tropas comandadas por Mangin y Paulinier lo rechazan mediante contraataques.
Verdún puede respirar, la prudencia y las medidas defensivas planteadas y organizadas por Pétain han sido la clave. Nivelle y Mangin han ayudado y mucho, pero el mérito es de Pétain.
En Verdún, Pétain ha mostrado algunas de sus armas, y también su percepción por el mundo de la política al que desprecia por la profesionalidad que desprende y por la falta de sentimiento patriótico a su entender. Y sobretodo ha mostrado su absoluto desdén por el que dirán.
El general es sincero, directo, sin escrúpulos al manifestar lo que siente o piensa y estas actitudes no siempre bienvenidas.

23 oct. 2007

Passchendaele (1)

Passchendaele. 1917


Procedencia: Will R. Bird Collection. (Library and Archives Canada)



Verdún: Batalla de la Côte 304 y Le Mort-Homme (2)

21 de marzo.
Bombardeos impresionantes en cada palmo del terreno del Bois d’Avocourt y alrededores. Las pérdidas humanas son estremecedoras. Es una carnicería bajo las peores condiciones meteorológicas posibles. Llueve intensamente y las bajas, tanto heridos como muertos son engullidos por el barro que se acumula. Las baterías también se hunden en el barro y es imposible desplazarlas. Los batallones alemanes fueron barridos y diezmados, a veces incluso hasta el último hombre, por las camufladas y escondidas ametralladoras francesas. A finales de marzo un ataque alemán a la Côte 304 es lanzado des del norte: los pueblos de Malancourt (31 de marzo), Harcourt (5 de abril) y Bethincourt (8 de abril) cayeron en manos alemanas.En ambos contendientes se informa de debilidad en la batalla: Unidades francesas y alemanas se niegan a abandonar las trincheras, la insubordinación es común y normal, las tropas se rinden fácilmente. Se trata de ejemplos que muestran que se ha rebasado ya el límite de la resistencia humana.
5 de abril.
La 4ª División de infantería es relevada y enviada a descansar a la región de Souilly. Es reemplazada por otra división del 32º, la 42º división, que venía descansada después de haber soportado lo insufrible en la orilla derecha, por Haudremont. La 42ª estaba compuesta de los regimientos 94º, 151º y 162º de infantería, de los batallones de cazadores 8º y 16º, y del 145º de territoriales. El comandante era el general Deville.
9 de abril.
Los alemanes cambian su estrategia de ataque; deciden atacar en ambas orillas del Mosa a la vez. En la orilla izquierda, la Côte 304 y Le Mort-Homme son atacadas a la vez. El general von Gallwitz tiene el mando sobre las tropas en la orilla izquierda, el Angriffsgruppe West. Los alemanes dispusieron de armamento y tropas extras para la batalla. Los franceses apenas tenían de tropas de reserva. El ataque comenzó con una martilleo de artillería impresionante.
Las tropas alemanas avanzan en pequeños grupos precedidos de lanzallamas. La cima de Mort-Homme estaba rodeada de una nube de humo y polvo. Las tropas alemanas ganaron terreno, pero a costa de grandes pérdidas. Alcanzaron la parta baja de la cima de Mort-Homme.
Fue esta división, la 42ª, la que perdió la pequeña parte que se conservaba de Le Mort-Homme. La cima más alta de Mort-Homme estaba situada a unos pocos metros más arriba. A su vez, los alemanes estaban bajo el fuego constante proveniente de la Côte 304.
En este punto cabe comentar que la historiografía y las fuentes no son claras. Algunas fuentes, las oficiales francesas, informan que sus tropas en todo momento conservan su posición, muy debilitada; y otras informan que las tropas francesas fueron expulsadas de las faldas del Mort-Homme. A menudo es necesario leer entre líneas para averiguar o entrever la realidad de los hechos. Curiosamente el parte oficial francés del día 14 de abril informa: “Actividad de dos piezas de artillería alemana des del Mort-Homme”. Reconocían, de forma ambigua, que lo habían perdido?
Los datos y la información siguientes se basan en la mayoría de fuentes que no señalan la pérdida del Mort-Homme y la Côte 304 hasta finales de mayo.
En si, la batalla se disputó tanto en una cima como en la otra, fue la batalla más horrible que tuvo lugar en la orilla izquierda. Las compañías se diezmaban en ambdos lados (de una compañía francesa de 165, sólo volvieron 35), no había ni comida ni bebida suficiente para varios días, los heridos no se transportaban y los muertos no se enterraban.
Los alemanes no lograron tomar ni la Côte 304 ni el Mort-Homme, según las fuentes francesas. Los franceses se mantuvieron firmes. Aprovechando el logro y la ocasión, Pétain aprovechó para arengar con su famoso discurso:
"Le 9 avril est une journée glorieuse pour nos armes. Les assauts furieux des soldats de Kronprinz ont été partout brisés. Fantassins, artilleurs, sapeurs, aviateurs ont rivalisé d'héroïsme. Les allemeands attaqueront sans doute encore. Que chacun travaille et veille pour obtenir le même succès qu'hier... Courage, on les aura!"
Desde la Côte 304, los franceses y su artillería podían mantener a raya a los alemanes. El general Gallwitz convenció a Knobelsdorff que resultaba inútil atacar Le Mort-Homme sin antes haber tomado la Côte 304. Durante cuatro días, del 9 al 12 de abril, la lluvia cayó sin cesar.
Las trincheras inundadas hicieron todavía más insoportable la vida de los soldados, como por ejemplo estar con el agua hasta las rodillas. Después de este periodo de lluvias, los franceses contraatacaron. Los alemanes retiraron algunas de sus líneas del Mort-Homme. El Alto mando alemán estaba preparando un ataque sobre la Côte 304. El general Hallwitz, oficial de artillería, decidió someter la cima de la Côte a un experiencia de fuego y acero impresionante.
500 baterías de artllería pesada barrerían un frente de apenas 2 kilómetros.
3 de mayo.
Inicio de un bombardeo que se mantendrá ininterrumpidamente durante 36 horas. Los franceses sufren una carnicería. Las condiciones de supervivencia rayan lo absurdo: no hay ni agua, ni víveres, produciéndose escenas dantescas: los hombres son enterrados en vida, los lamentos de los heridos y agonizantes se oyen por doquier, el hedor de muerte y podredumbre lo cubre todo. Se calcula que perecieron más de 10.000 soldados.
En la noche del segundo día de intensos bombardeos, la Côte 304 es atacada y tomada. Los franceses están destrozados. Harán falta tres días de lucha cuerpo a cuerpo para que la posición de la Côte 304 esté en manos alemanas. El testimonio de este soldado alemán es ilustrativo del infierno que supuso la lucha por la Côte 304:
"Llevábamos con nosotros ese olor penetrante y náuseabundo. El pan que comíamos, el agua estancada que bebíamos. Todo aquello que tocábamos hedía a descomposición debido que toda la tierra que nos rodeaba estaba y repleta de cadáveres pudriéndose".
A raíz de estos ataques tan duros, la Côte 304 rebajaría 7 metros su altitud.
Tal y como argumentaba von Gallwitz la ruta hacia Mort-Homme estaba despejada. Le Mort-Homme recibió el mismo trato que la Côte 304, se asemejó a una erupción volcánica. El bombardeo fue espeluzante. El caos se adueñó de todo: 13 regimientos alemanes, en primera línea de defensa, se quedaron sin oficialidad ni coordinación. Los aviones de observación detallaron una columna de humo y polvo de 800 metros de altura. Los franceses resistieron fieramente, pero Le Mort-Homme finalmente cayó en manos alemanas. Cumières y Chattancourt también fueron tomadas. Finalmente, después de tres meses de initerrumpida batalla el ejército alemán tomó el Bois Bourrus. Los ejércitos alemán y francés estaban exhaustos.

21 oct. 2007

Mapa de la batalla de Verdún (2). Côte 304 y Mort-Homme

Batalla de Verdún (2)

Côte 304 y Mort-Homme



Verdún: Batalla de la Côte 304 y Le Mort-Homme (1)

La batallas de la Côte 304 y Le Mort-Homme forman parte de la batalla de los flancos, concretamente de la orilla izquierda de la gran batalla de Verdún que tuvieron lugar entre el 6 de marzo y mayo de 1916.
El ataque en la orilla izquierda lo llevó a cabo el IV Cuerpo de ejército alemán. Simultáneamente los alemanes lanzaron un ataque en la orilla derecha sobre Fort Vaux.
El objetivo principal del ataque sobre la orilla izquierda era un pequeño montículo llamado Le Mort-Homme que apenas alcanzaba los trescientos metros de altitud. Éste proporcionaría una punto de observación vital sobre las posiciones francesas y por tanto imprescindible para la artillería. Después de tomar Mort-Homme, se iniciaría el ataque sobre el Bois de Bourrus, dónde se encontraba situada gran parte de la artillería francesa. Los preparativos para esta ofensiva no habían pasado desapercibidos para Pétain. Éste había dispuesto cuatro divisiones para la defensa de la posición.
Cronológicamente, la batalla se desarrolló de forma muy desigual, dependiendo del cansancio y extenuación de las tropas, de los preparativos artilleros y sobretodo por las inclemencias metereológicas que acabaron conviertiendo el escenario en un infierno.Esta es la secuencia de los hechos:
6 de marzo.
El ataque comenzó con un impresionante bombardeo preliminar que sorprendió y barrió a la inexperimentada 67ª división francesa que formaba parte de la primera línea de defensa. Las tropas alemanas cruzaron fácilmente el Mosa por los pueblos de Brabant y Champneuville. La respuesta francesa no tardó en producirse. La artillería francesa situada en el Bois Bourrus abrió fuego, pero el bombardeo no tuvo el efecto esperado. Los obuses y granadas no explotaban en el terreno pantanoso y cenagoso.
Debido al fallido contraataque, las tropas francesas, desmoralizadas, no pudieron contener el ataque alemán que se produjo por la tarde y cayeron las posiciones de Forges y Regneville. Como resultado del avance, la cresta oeste de Côte de l’Oie también cayó en manos alemanas al atardecer.
7 de marzo.
Los alemanes marcharon y ocuparon el Bois des Corbeaux bajo la protección artillera de sus baterías. Las tropas fancesas en ese sector colapsaron, y ese mismo día más de tres mil soldados franceses se rendieron. La colina Le Mort-Homme parecía el próximo objetivo.
8 de marzo.
Los franceses lanzaron un contrataque con gran ímpetu, cuando los alemanes no habían consolidado todavía las posiciones conseguidas el día anterior, y el Bois des Corbeaux pasó otras vez a manos francesas. Los alemanes cancelaron su ataque a Mort-Homme, y se atrincheraron en sus nuevas posiciones.
9 de marzo.
Los alemanes lanzan un ataque sobre Le Mort-Homme, pero los franceses al haber reconquistado su línea de defensa, echan por tierra el ataque alemán, obligando estos a retirar el ataque.
10 de marzo.
Los alemanes atacan otra vez con fuerza y reconquistan el Bois des Corbeaux con un precio impresionante en vidas. En los siguientes días la batalla continua, cada ataque es respondido con otro contraataque. El frente se estabiliza alrededor de la línea Bethincourt-Cumières. Las pérdidas en los dos contendientes són espeluznantes: 89.000 franceses estan muertos, heridos o desaparecidos. Los alemanes han perdido una cantidad similar, unos 82.000.
11 de marzo.
Ese día llega al Bois Le Bouchet a la 4ª División de infantería del general Lecomte que forma parte del 32º Cuerpo de Ejército bajo el mando del general Berthelot. La 4ª división la forman las brigadas 80 (150º y 161º regimientos de infantería) y 79 (154º y 155º regimientos de infantería), más el 63º regimiento de territoriales.
Al situarse en línea y observar el espectáculo que tenían delante, se cuenta que uno de los miembros de la oficialidad murmuró: “Que nos den la absolución. Estamos todos jodidos.”
Al cabo de unos días, el 150º releva las tropas de la cota 295 del Mort-Homme. Los alemanes estan en la cresta contraria. De hecho, Le Mort-Homme en si, es el espacio que media entre las dos líneas, entre las dos crestas. La cresta final asemejaba una Tierra de Nadie.
A la derecha del 150º estaba el 161º que a su vez estaba en contacto con el 9º Cuerpo de Ejército que ocupaba la Côte 304. Y al pie de la Côte 304 estaba situado el 154º que contactaba con el 155º que defendía Cumières.
14 de marzo.
Los combates se retoman. Los alemanes lanzan otro ataque sobre la posición de Mort-Homme bajo el potente e intimidador fuego de artillería de los franceses. Los franceses tienen una enorme concentración artillera situada en la Côte 304 desde dónde machacan las posiciones alemanas alrededor de Mort-Homme. El ataque alemán se estanca en las vertientes del Mort-Homme.
La Côte 304 será el próximo objetivo para la cúpula militar alemana, des del que se observa claramente que puede ser la clave para lograr la conquista de Mort-Homme.
20 de marzo.
El ataque alemán continua. Se lanza una ofensiva contra la parte oeste de la línea de frente Malancourt-Avocourt. La división 29 del ejército francés es completamente destruida debido al rápido y certero movimiento del ejército alemán des de Avocourt hasta el Bois d’Avoucourt. La leyenda asegura que hubo traición. Más de 3.000 soldados franceses fueron hechos prisioneros. Entre ellos el general de brigada y dos comandantes. En Francia, esta derrota se consideró una desastre nacional.
Después de estos hechos, todos los enfrentamientos se concentraron alrededor de el Bois d’Avocourt.

Continua en: Verdún: Batalla de la Côte 304 y Le Mort-Homme (2)

Voie sacrée (2). Georges Scott


Voie sacrée (2). Georges Scott

Archivo del blog