26 oct. 2007

Henri Philippe Benoni Omer Joseph Pétain (1856-1951) (3)

Henri Philippe Benoni Omer Joseph Pétain (1856-1951)

La sangría de Verdún continua.
Los nombres y las posiciones se pierden, se ganan, se reiteran en los comunicados oficiales. Côte 304, Mort-Homme, Douaumont, ...
Ese día el 9 de abril, en uno de sus discursos más recordados, Pétain proclama:
La moral de las tropas y su estado anímico será una de las mayores preocupaciones del general. Las pérdidas son escalofriantes, desgraciadamente algunos batallones com el 6º de 334 RI desaparecen por completo en una sola jornada.
Verdún es una carniceria, una trituradora de tropas y armamento. Un torbellino de fuego que lo engulle todo.
Las relaciones entre Pétain y Joffre se deterioran. Pétain focaliza la guerra en Verdún, Joffre vé como las tropas no se reintegran en otros frentes. La ofensiva planeada para verano con los ingleses no podrá contar con tropas francesas, y los primeros deberán atacar antes de lo previsto para aliviar la presión sobre Verdún. Esta visión y el carácter obstinado de Pétain llevan a "papá" Joffre a pensar en sustituirlo. Nivelle será el escogido.
Tampoco ayudan los desplantes de Pétain a los políticos, a los que desprecia por su oportunismo e hipocresía.
Quizás no es el adalid del atacante que querría Joffre, pero éste lo envió para mantener y asegurar una plaza vital, y éste es lo que hizo. Pétain, el prudente, ese militar con un alto sentido del deber con sus soldados a los que no quiere sacrificar en vano, ese oficial con sentido común, poco común valga la redundancia entre la alta oficialidad francesa ha progresado lentamente y recuperado el frente de febrero de 1916.
En mayo de 1916, Pétain es ascendido a jefe del Grupo de ejércitos del Centro y Nivelle ocupará su anterior puesto con la misión de conquistar Douaumont. Pétain ha sido apartado.
Los ataques y las victorias alemanas en Mort-Homme y Cumières, el 19 y 24 de mayo, obligan Joffre a reconsiderar su decisión sobre Pétain, ya que Nivelle y Mangin han llevado a cabo una operación desastrosa, con la pérdida de más de 5.000 soldados de la 5ª División de infantería de Mangin. Joffre dará plenos poderes a Pétain para reconducir la situación.
La fogosidad y impetuosidad de Nivelle chocan con la prudencia de Pétain. Triunfa el sentido común y la templanza.
Los alemanes reanudan sus ataques en junio con virulencia y usando los gases venenosos. Otra vez, la Côte 304 y Mort-Homme caen y con ellos la segunda línea defensiva francesa.
La fortuna ahora está con Pétain, el 1 de julio comienza la Batalla del Somme.
Como último cartucho, el 11 de julio hay un intento alemán de apoderarse de Fleury y Souville. Las tropas comandadas por Mangin y Paulinier lo rechazan mediante contraataques.
Verdún puede respirar, la prudencia y las medidas defensivas planteadas y organizadas por Pétain han sido la clave. Nivelle y Mangin han ayudado y mucho, pero el mérito es de Pétain.
En Verdún, Pétain ha mostrado algunas de sus armas, y también su percepción por el mundo de la política al que desprecia por la profesionalidad que desprende y por la falta de sentimiento patriótico a su entender. Y sobretodo ha mostrado su absoluto desdén por el que dirán.
El general es sincero, directo, sin escrúpulos al manifestar lo que siente o piensa y estas actitudes no siempre bienvenidas.

Archivo del blog