28 ago. 2007

The Hazy red hell:trench and front-line experiences of British soldiers in the First World War

The Hazy red hell : trench and front-line experiences of British soldiers in the First World War.(compiled by Tom Donovan) . London : Spellmount publishers, 1999.

Recopilación de testimonios de soldados y oficiales británicos de la guerra en el frente occidental. Selección y compilación por Tom Donovan.
Cuando lo cogí de la estantería no recordaba que eran un conjunto de memorias personales y relatos de sus experiencias en el frente, confieso que en un primer momento me dió un poco de pereza, pero después de unas páginas me animé de tal forma que me tuvo retenido a la butaca. Cada testimonio es un episodio de la guerra, des de la retirada de Mons al mortífero barro de Passchendaele, pasando por las minas de Messines. Los testigos se alternan entre soldados rasos y oficiales.
Uno de esas experiencias frapantes la protagoniza un caporal del segundo batallón de los Royal Irish Rifles que cruzaron el Aisne el 15 de septiembre del 1914.
El título es el de "Brothers in arms". Relata el hecho de que tanto él como su hermano de otra compañía se ven envueltos en un pequeño avance sobre la línea. Avance frustrado por el fuego alemán que los supera en número y en potencia de fuego artillera. La narración es trepidante, sobretodo en lo que hace referencia a la retirada que la describe de agónica y mortal. En definitiva, después de un breve avance y una retirada apresurada el resultado es de aproximadamente tres cuartas partes en el número de bajas. Lo curioso de la historia es el momento en el recuento de bajas mediante listas. Según John F. Lucy, el protagonista, cuando ya estan a buen recaudo después de haber vuelto a cruzar el Aisne y estan todos reunidos en compañías viene el encargado de pasar la lista, y según va nombrando soldados los compañeros van recordando su paradero o lo que ha sido de ellos. Por ejemplo, X resultó herido y ha vuelto, Y no ha vuelto, Z ha muerto, así ...
Lucy cuenta que cuando oyó el nombre de su hermano alguien de su compañía dijo que había sido herido y que había vuelto. Se tranquilizó aliviado. En el párrafo final, Lucy, de forma muy fría comenta que su hermano realmente fue abatido en la carga inicial de su compañía y que estaba muerto en cualquier parte. Se enteró de su muerte al tercer día. En el mismo relato, al inicio, este caporal comenta que en esta breve escaramuza, algunos oficiales de compañías que guiaban a los soldados iban blandiendo sus sables o espadas y que de resultas del brillo de sus armas los soldados alemanes los localizaban y abatían más fácilmente. Cuenta que a partir de este tipo de suceso el ejército inglés prohibió esas prácticas.
Muy recomendable.

No hay comentarios:

Archivo del blog